Las peculiaridades asociadas al padecimiento de una enfermedad del sistema nervioso, como pueda ser el ictus, afectan sobre manera, a aspectos vitales de la nutrición como la percepción organoléptica de los alimentos, la regulación del bolo alimenticio, la masticación, la habilidad manual y especialmente y de forma más grave la habilidad de deglución o disfagia.

Ictus-alimentacion

En pacientes de enfermedad vascular cerebral o ACV (ictus) que tienen afectada la capacidad de deglutir, se buscan varios objetivos nutricionales:

–          Adaptar la alimentación a la velocidad de deglución del paciente.

–          Garantizar cubrir las necesidades nutricionales e hídricas.

–          En función del paciente, decidir la vía de alimentación adecuada y la consistencia y textura de los alimentos elegidos.

Para este tipo de pacientes con ACV y disfagia neurológica, se procura una dieta basada en la alimentación tradicional, modificando las texturas, los tamaños de las raciones…

Recomendaciones dietéticas

  • El tamaño de las raciones será pequeño, la consistencia de los alimentos será semisólida (purés finos, cremas, pudines o platos horneados con huevo)
  • Se elegirán alimentos suaves no pegajosos, que se puedan adherir a las paredes del estómago, como el pan, el puré de patata o el plátano.
  • Garantizar un aporte adecuado de fibra (para evitar el estreñimiento) y de proteínas.
  • Tomar alimentos templados o a temperatura ambiente.
  • Respecto a los líquidos, estos no deben ser claros (agua, zumos, leche), siendo preferible garantizar un adecuado aporte hídrico a base de caldos o cremas de verduras, batidos, cuajadas, gelatinas, flanes o yogurt.

Recomendaciones de costumbres

  • Adoptar una postura cómoda en un ambiente tranquilo, relajado, evitando distracciones externas.
  • Comer lentamente, dejando tiempo suficiente entre cada bocado, que deberán ser de poca cantidad cada uno.
  • Evitar que el paciente gire la cabeza a la hora de comer.
  • Antes de tragar, procurar inclinar la cabeza hacia delante y que tome aire para facilitar la deglución.
  • Evitar acostarse inmediatamente tras las comidas, para ayudar a una correcta digestión.

Estas recomendaciones, junto con una buena educación sanitaria del paciente y de su familia pueden ayudar a mejorar la capacidad de autoalimentación del paciente.

Fuentes: http://www.photoexpress.com/ (Imagen por sil007)

 

Tags: , , , , , , ,