Es muy común esperar al último momento y evitar las agresiones solares utilizando protectores. Esta táctica aunque no inadecuada no es la más recomendable pues lo mejor es preparar la piel para el sol previamente.

protectores-solares

¿Cómo conseguimos preparar la piel para el sol?

Cuidando nuestra alimentación podemos conseguir una piel sana y un bronceado más bonito y eficaz.

El brócoli, la zanahoria o las espinacas, son ricos en betacaroteno, derivado de la vitamina A, que ayuda a prolongar el bronceado, favorece un color de bronceado más atractivo y contribuye al mantenimiento de la piel.

El tomate es rico en carotenos pero además en vitaminas y sales minerales que le confieren propiedades antioxidantes, que previenen el envejecimiento celular y actúan como escudo frente a los radicales libres.

El aceite de argán tiene también propiedades excepcionales pues tiene propiedades reparadoras e hidratantes de la piel y ayuda a que recupere su luminosidad.

El aceite de pepita de uva contribuye a conseguir un mejor bronceado y que sea más duradero.

El aceite de borraja es muy rico en aceites esenciales grasos que favorecen la hidratación de la piel y evitan el envejecimiento de la misma.

El aceite de sésamo en cambio es rico en vitamina E, que ayuda a proteger la piel del envejecimiento prematura, la hidrata y la rejuvenece.

Es obvio recordar que no podemos olvidar tomar grandes cantidades de agua si tenemos previsto exponernos al sol durante periodos prolongados de tiempo para evitar la deshidratación de nuestra organismo y como consecuencia también de nuestra piel.

Existe en la oficina de farmacia, productos que combinan algunos de estos componentes creando complementos alimenticios que ayudan a preparar y mantener la piel para el sol.

Imagen cortesía de Freedigitalphotos.net . Autor stockimages

 

Tags: , , , , , ,