En esta entrada queremos hacer un resumen de todos los tratamientos disponibles para el tratamiento de la alergia.

tratamiento-alergia

TRATAMIENTOS TRADICIONALES DE LA ALERGIA

Como bien dice su nombre, son productos de la medicina clásica realizados partiendo de productos químicos. Su mecanismo de acción es el de inhibir los efectos de la histamina.

Son productos que dan resultados a muy corto plazo y además consiguen un control de la sintomatología muy rápido.

Existen varias vías de administración, según la sintomatología que manifieste el paciente.


  1.  Vía oral

Esta administración se realiza por la boca, se utiliza en pacientes con síntomas generalizados de la alergia (rinitis, picor ocular, urticaria, picor de garganta y nariz…)

En este grupo existen desde el punto de vista clínico, dos grupos o generaciones, que se diferencian porque han ido evolucionando en el tiempo intentando mantener la eficacia antihistamínica y reduciendo los efectos secundarios que tienen estos productos, principalmente el sueño).

  •  1ª Generación

Son antihistamicos que penetran bien en el sistema nervioso central y son poco selectivos en sus efectos, por lo que causan diversos efectos adversos que pueden afectar a la vida cotidiana como son: sedación, somnolencia, aumento del apetito y efectos anticolinérgicos (sequedad de boca, visión borrosa, estreñimiento y/o retención de orina)

Otra diferencia con los antihistamínicos de segunda generación es que los antihistamínicos clásicos se transforman rápidamente en el hígado en derivados (o metabolitos) inactivos, por lo que es necesario tomarlos tres o cuatro veces al día.

A este grupo pertenecen productos como: Dexclorfeniramina, Mepiramida, Hidroxicina, Ketotifeno.

  •  2ª Generación

Esta generación de antihistamínicos actúan más selectivamente sobre los receptores H1( responsables de las reacciones alérgica) y penetran menos en el SNC, por lo que los efectos adversos como la somnolencia que producían los de primera generación están solventados en esta generación.

Además presentan, en general, menos interacciones medicamentosas que los fármacos clásicos. Otra ventaja de estos antihistamínicos es que son dosis únicas.

A este grupo pertenecen productos como: Cetirizina, Levocetirizina, Loratadina, Desloratadina, Rupatadina, Ebastina, Fexofenadina, Bilastina.


      2. Vía nasal

Dentro de los tratamientos nasales para la alergia podemos distinguir dos tipos:

  •  los antihistamínicos nasales como la azelastina, el cual tiene la desventaja de que es menos potente que los corticoesteroides nasales que son más utilizados en tratamiento de rinitis alérgica.
  • Los corticoesteroides nasales van a ser los encargados de bajar la inflamación de la mucosa nasal, responsable de la rinitis alérgica.

Estos corticoides son: budesonida, furoato de fluticasona, acetónido de triamcinolona y furoato de mometasona.


3. Vía ocular

Lágrimas artificiales: usadas para aliviar alergias oculares temporalmente, ayudando a limpiar los alérgenos del ojo. Además, alivian la resequedad e irritación en los ojos, proporcionando humedad a estos. La ventaja es que se pueden usar las veces que sean necesarias.

Antihistamínicos oculares: Azelastina, Levocabastina, Ketotifeno (este último de primera generación). Son gotas para los ojos con un antihistamínico para aliviar el picor de ojos. Se utilizan dos veces al día.

Descongestionantes: Nafazolina, Antazolina. Son gotas para los ojos, que a parte de reducir el enrojecimiento de los ojos también alivian el picor del ojo. Este tipo de gotas no debe utilizarse más de dos o tres días, ya que el uso a largo plazo aumenta los síntomas de irritación.


4. Vía Inhalatoria.

Uno de los síntomas de la alergia a nivel bronquial es lo que se conoce como “broncoconstricción”, que consiste en el estrechamiento de los bronquios. Por ello hay que utilizar medicamentos “broncodilatadores”, los cuales se encargan de relajar el músculo y que así se permita la entrada de aire a los bronquios. Este grupo de fármacos se utiliza tanto para el tratamiento agudo de los síntomas como para conseguir el control a largo plazo y evitar la aparición de la sintomatología bronquial.

Los medicamentos que se usan son los denominados “agonistas beta-­ adrenérgicos.” Los cuales son los encargados de producir la relajación del tubo bronquial. Existen dos tipos:

  1. Los agonistas beta-adrenérgicos de acción corta, los denominado “inhaladores de rescate” cuya acción se produce a los 2-3 minutos de su inhalación, y su efecto desaparece a las pocas horas. Los principios activos con esta acción son: salbutamol y terbutalina.
  2. Los agonistas beta-adrenérgico de acción larga: pueden tardar algo más en hacer efecto, de 5-20 min., dependiendo de la molécula, y la broncodilatación persiste durante al menos 12 horas. Estos fármacos también tienen un efecto “broncoprotector” es decir, que si se administran antes de la exposición a algunos agentes que desencadenan asma bronquial, pueden proteger y evitar la aparición de síntomas.

Este tipo de fármacos es recomendable su uso antes de iniciar cualquier actividad física. Los principios activos con esta acción son: formoterol y salmeterol.


     5. Vía tópica

Cuando entramos en contacto con algún alergeno por medio de la piel se produce una dermatitis atópica, la cuál cursa con prurito, inflamación y enrojecimiento pudiendo dar lugar a eccemas cutáneos. Los fármacos tópicos de elección para la dermatitis atópica son los denominados “corticoides”, los cuales reducen la inflamación y el prurito. Se dividen en diferentes grupos dependiendo de su potencia, siempre se debe optar por el de menor potencia, siempre y cuando la gravedad de las lesiones lo permita:

Potencia I: Hidrocortisona

Potencia II: Clobetasona

Potencia III: Beclometasona, Betametasona, Budesonida, Fluticasona, Metilprednisolona, Mometasona

Potencia IV: Clobetasol

Existen también antihistamínicos como tal por vía tópica como: Dexclofeniramina, Dimetindeno, Tripelenamina, Prometazina. Estos se utilizan cuando existe una picadura o un roce, produciendo una urticaria

En ambos casos deberíamos tener precaución con el sol, ya pueden dar casos de fotosensibilidad.

TRATAMIENTOS ALTERNATIVOS DE LA ALERGIA


1. HOMEOPATÍA

Como ya sabemos, esta rama de la medicina se basa en introducir en el organismo productos que producen la patología de manera controlada y hacer que nuestro sistema inmunológico actué frente a ello.

Existen varios productos:

Pollens 30CH para prevención y tratamiento para la alergia a los pólenes.

Poumon Histamine15CH, utilizado en caso de reacciones alérgicas agudas de las vías respiratorias.

Metallum Album, para rinitis alérgica con abundante secreción.

Nitric Acid, también para rinitis alérgica.

Luffheel, este medicamento existe en diferentes presentaciones: comprimidos y spray nasal.


      2. SALES DE SCHÜSSLER

Esta terapia se basa en corregir los desajustes que pueden existir en el organismo de las sales minerales, intentándo regular los niveles de las mismas.

Hay una asociación de tres sales de Schüssler, que lo que hacen es bajar la inflamación desintoxicar las células y fortalecer las defensas, son:


      3. VACUNAS

Las vacunas para la alergia consisten en una inmunoterapia específica, que se basa en administrar repetidamente alergenos en el organismo para “sensibilizar” a la persona frente a dichos alergenos hasta que se cree una tolerancia.

Estas son recomendadas por los especialistas en casos muy determinados y específicamente para cada paciente.

Hasta aquí un resumen de todos los tratamientos existentes para la alergia, también podéis encontrar otros artículos relacionados con la alergia aquí:

 

¿Cómo saber que tengo alergia?

Alergias infantiles a ciertos alimentos

Los secretos de la fitoterapia en las alergias primaverales

9 consejos para combatir la alergia

Aplicación para tener las alertas de polen en tu móvil

 

Tags: , , , , , , , ,